lunes, 27 de mayo de 2013

Llegó el temido granizo

Probablemente habéis sufrido una tormenta de granizo en vuestras plantas o huertos. Hoy os voy a contar mi primera granizada como novata en el huerto y cómo evitar los destrozos que provocó por mi inexperiencia.

El sábado pasado día 18 de mayo, por la tarde, el cielo estaba negro, iba a caer una tormenta tremenda, pero yo no me percaté de que pudiera ser de granizo, así fue. Empezó a granizar y con mucha fuerza, unos anises del tamaño de bolas de naftalina, yo sufrí pensando que era algo irremediable, y no se me ocurrió qué hacer para que el granizo no destrozara el huerto. He de decir, que a este error se unió otro, el de haber trasplantado los tomates demasiado pronto, así que las plantitas eran muy pequeñas.

Así es como quedó el huerto tras la granizada.




Retirar el hielo para que no se congelen
El granizo tenía dos o tres centímetros de espesor, por lo que los tomates, cebollas y zanahorias estaban completamente enterrados en el hielo. "Tienes que quitarlo de ahí, sino se van a congelar todas" así que armada con una pala pequeña y un cubo me puse a quitar el hielo. Como estaban enterradas las plantas me di cuenta que las podía arrancar con la pala, así que decidí ir con la mano localizando las plantas, despejándolas alrededor y luego con la pala quitar el hielo.

Saqué dos cubos llenos de hielo y aún no así no pude quitar todo, pero lo suficiente como para que lo que quedó se deshiciera al poco rato, que volvió a salir el sol.

Solo han retoñado dos plantas de tomate, las zanahorias y las cebollas sí que se han recuperado rápido y el pepino como estaba cubierto por el frío está perfecto. Pero al pasar 4 ó 5 días me dí cuenta de que las albahacas se estaban secando, supongo que debido al hielo porque han estado siempre regadas.


Cómo podía haberlo evitado
Como buena novata en el huerto, tras el error me he enterado de cómo podría haberlo evitado. Las mejores fuentes para esto son las personas de pueblo que trabajan el campo desde hace mucho, y uno de ellos me ha dicho tras contarle mi peripecia, que él lo primero trasplanta más tarde al tomate, cuando es más grandecillo, y que además coloca al lado del huerto una serie de pequeños tiestos y si comienza a granizar los coloca boca a bajo cubriendo cada uno de las plantas.

1 comentario:

  1. Ahora si :))))

    Pues nada, que vaya granizada! Te decía lo de usar la cola de caballo porque es un estupendo regenerador en estos casos. A ver si sacamos la cosecha adelante, ¡saludos!

    ResponderEliminar

Post relacionados